, Fresnillo, Zacatecas.
Primera plana Locales Estatales Municipios Nacionales Poliacas Politica Reportajes Cultura Deportes Internacionales Sociales

 
Las izquierdas: más preguntas que respuestas
 
Marichuy
René Mondragón
 
EUM SEIE 5 enero 2018.-
 
De acuerdo con la alerta de mis hermosísimas lectoras y varios desmañanados lectores, alcanzamos a ver –completa y en dos segmentos- la entrevista que le hizo Ciro Gómez Leyva a María de Jesús Patricio, la candidata independiente a la presidencia de la república mexicana.
________________________________________

________________________________________
Ciro se portó –como dijera el antropólogo social y filósofo escolástico, Luis Fonsi- “sua-ve-ci-to”. Marichuy estuvo a cuadro sin suéter y bien peinada, luciendo fresca. Su narrativa, en opinión del escribano fue, permanentemente cargada de conceptos ideológicos, bien pensados y preparados para la ocasión: “Caminamos México”; “Hablamos con la gente del pueblo”; “México necesita que el cambio no lo hagan los poderosos, sino que sea desde abajo”. Ciro le ayudó caballerosamente en un par de ocasiones cuando la respuesta se atoró entre los dientes.
Lo importante no es la candidatura o la campaña, “sino despertar a los pueblos indígenas”. No hay programa ni propuesta de gobierno. Lo relevante es la movilización popular. Curiosamente, los respaldos a su candidatura provienen de estudiantes de la UNAM, no de la selva lacandona o de la sierra oaxaqueña, o de las comunidades tojolabales.
A reserva de analizar
Los contenidos del discurso de Marichuy convergen, casi por gravedad con los slogans que el Partido del Trabajo –ahora patiño de Morena- machaca desde siempre.
Las coincidencias discursivas y la marcada oposición a las instituciones, a los ricos, a los “pirrurris blanquitos” y a la “mafia del poder” construidos por el propietario del partido que otorgará amnistía a los narcotraficantes y purificará con su bendición a los políticos corruptos, son elocuentes.
¿Dónde estarán?
El fenómeno, así nos parece, resulta curioso, porque cuando se trata de las izquierdas –desde la sonrosada y la verdosa, hasta la roja más recalcitrante- surgen más preguntas que respuestas.
¿Dónde estaba Rafael Sebastián Guillén Vicente, conocido como el “subcomandante Marcos”, cuando se inundaron las parcelas en Tabasco? ¿Dónde estaba el santo patrón del EZLN cuando las familias fueron desplazadas por la violencia y los narcotraficantes? Es pregunta.
Es interesante destacar que, el propietario de Morena ha realizado 456 viajes dentro y fuera de México, manejando “…un presupuesto en prerrogativas de 807 millones 726 mil 652 pesos, de los cuales 406 millones 877 mil se asignaron en 2016 y 400 millones 849 mil 652 en 2017….”; y será necesario agregar que “…No obstante, Morena nunca ha transparentado esos gastos en viajes, que no sólo son de boletos de avión, sino de hospedajes, comidas, gasolina, casetas….” (http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/es-amlo-viajero-frecuente-456-travesias-en-poco-mas-de-dos-anos.html) Evidentemente el tabasqueño lleva el mismo nivel de vida de los mafiosos del poder a quienes critica.
El fondo del negocio
Parece ser, entonces, que la defensa de “los que somos del color de la tierra” permite una vida bastante holgada y análoga a la burguesía. La afirmación no resulta tan descabellada.
En una entrega reciente (“Las 10 organizaciones terroristas con más dinero en el mundo” -https://www.forbes.com.mx) Forbes Israel describió las cantidades de dinero que consumen las organizaciones terroristas que, adicionalmente, vinculan algunos elementos ideológicos que coinciden con los archi-enemigos del capitalismo. Veamos:
Los ataques a cafés, hoteles, restaurantes, instalaciones bancarias o gubernamentales, requieren de fuertes cantidades de dinero (de donde venga). Al-Shabaab –una agrupación militante de origen islamista extremadamente radical y violenta que según la nota, es rama oficial de Al-Qaeda- reivindicó un ataque en el que murieron más de 500 personas.
Lo curioso del tema es que, justamente, las agrupaciones más violentas, suelen ser también, las que administran mayores cantidades de dinero.
Es necesario puntualizar: muchos militantes de izquierda en México, no son necesariamente terroristas. La vinculación se encuentra en los manejos financieros. Forbes Israel asegura que “un luchador del Estado islámico gana 33% más –alrededor de 40 dólares” por mes, en tanto que un combatiente percibe 80 dólares en promedio.
Que a nadie le extrañe. El poderío financiero para las movilizaciones impulsadas por la izquierda es un combustible fundamental. ¿De dónde sale ese financiamiento? Es una pregunta que todavía no encuentra respuesta.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Facebook


En Twitter

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Las opiniones mostradas en los articulos de este portal informativo, pertenecen unicamente a las personas que las emite, Expresso Siglo XXI no es resposable de lo que las personas citadas expresen.