, Fresnillo, Zacatecas.
Primera plana Locales Estatales Municipios Nacionales Poliacas Politica Reportajes Cultura Deportes Internacionales Sociales

 
A medio siglo de la Humanae vitae
 
El tiempo pone a cada quien en su lugar y un papa que en aquel entonces fuera tan duramente atacado es hoy venerado en los altares.
Nemesio Rodríguez Lois
 
 
En este año se cumple medio siglo de un importante documento pontificio que –aunque algunos afirmen lo contrario– cambió el rumbo de la historia: la encíclica Humanae vitae.
Efectivamente, fue el 25 de julio de 1968 cuando el entonces papa Pablo VI publicó un documento que aclaró muchas dudas al fijar la postura oficial de la Iglesia en un tema muy controvertido.
Ocurría que, debido a los continuos avances dentro del campo de la Medicina, se vio como posible alterar el ciclo vital impidiendo que el óvulo fuese fertilizado por el espermatozoide.
Un modo de impedir que, tras la natural realización del acto conyugal, éste resultase fecundo.
De este modo, se impedía la transmisión de la vida, reduciéndose el acto conyugal a un simple ayuntamiento de placer que –a mediano plazo– rebajaba a sus participantes a la simple condición de objetos.
Algo que no era nuevo puesto que, desde siglos atrás, por medio de los preservativos era posible evitar la fecundación.
Hubo dudas, discusiones e incluso algunos teólogos de medio pelo llegaron a insinuar que la regulación artificial de la natalidad era algo querido por Dios.
Fue entonces cuando Pablo VI, haciendo uso del poder de “atar y desatar” que Cristo le confirió a san Pedro, habló disipando dudas.
Por medio de la encíclica Humanae vitae, Pablo VI no se limita a prohibir los métodos artificiales de anticoncepción, sino que va más allá al hablar del “gravísimo deber de transmitir la vida”.
De este modo, Pablo VI no solamente prohíbe el uso de medios artificiales para impedir la natalidad sino que, en una postura que se puede considerar de avanzada, habla de que el problema del hambre mundial no se resuelve reduciendo el número de comensales sino más bien procurando que aumente el número de alimentos.
Dentro de esta postura de avanzada, Pablo VI habla también de que, dentro de ese “gravísimo deber de transmitir la vida”, los esposos están obligados en conciencia —utilizando siempre métodos naturales— a tratar de que vengan al mundo todos los hijos que puedan alimentar, educar y sacar adelante.
Se trata de que cada vez sea mayor el número de invitados al gran festín de la vida.
La Humanae vitae fue una encíclica que, en su tiempo, despertó polémicas pero que –a pesar del tiempo transcurrido– es hoy más actual que nunca.
Una encíclica que es muy probable que haya recibido la influencia de un libro que, algunos años antes, publicara un obispo polaco: El libro se titula Amor y responsabilidad y su autor es Karol Wojtyla, en aquel entonces arzobispo de Cracovia.
En dicha obra quien, diez años después, llegaría al Papado y hoy es venerado como San Juan Pablo II, condena los métodos artificiales de regulación de la natalidad por considerar que reducen a la mujer a simple objeto de placer.
Y el ser humano, nos dice Karol Wojtyla –sea hombre o sea mujer– más que objeto de placer es sujeto de amor.
Pablo VI, a pesar de presiones, ataques, calumnias e incluso amenazas de cisma, supo capear el temporal y mantener con firmeza el timón de la Nave del Pescador.
Pablo VI le dio al mundo de entonces el mensaje que estaba esperando: Un mensaje que, más que un NO, es un SÍ, puesto que se trata de un SÍ a la vida y al respeto a la dignidad humana.
Y concluimos con una pregunta digna de reflexionarse: ¿Cuántos de quienes hoy tienen menos de cincuenta años de edad jamás habrían nacido si Pablo VI no hubiese publicado la Humanae vitae?
El tiempo pone a cada quien en su lugar y un Papa que en aquel entonces fuera tan duramente atacado es hoy venerado en los altares: el beato Pablo VI.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Facebook


En Twitter

 


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Las opiniones mostradas en los articulos de este portal informativo, pertenecen unicamente a las personas que las emite, Expresso Siglo XXI no es resposable de lo que las personas citadas expresen.