, Fresnillo, Zacatecas.
Primera plana Locales Estatales Municipios Nacionales Poliacas Politica Reportajes Cultura Deportes Internacionales Sociales

No, no deseche las semillas de calabaza
 
Supongamos que Usted compró calabaza en el mercado para echarle a un potaje, comerla hervida, preparar un flan, una natilla o unas frituras….
 
 
Ahora le preguntamos: ¿y que hizo con las semillas? Lo más probable es que las haya echado a la basura, pues considera que se trata de algo inservible. Craso error, las semillas o pepitas de calabaza, como se le llama en otros países, entre ellos España, no debiéramos desecharlas pues son ricas, muy ricas, en nutrientes esenciales para nuestro organismo.

Debe saber que poseen un alto contenido en Vitamina E, regeneradora de la piel; ácido linoleico, zinc, hierro, este último fundamental en la formación de los glóbulos rojos y en el buen estado del cuerpo. Por si fuese poco, también cuentan con vitaminas A, K, B3, ácidos grasos omega 6, y ácidos grasos omega 3, a los que se suman cobre, potasio y magnesio.
Le precisamos: dado su contenido de zinc son muy recomendables para quienes tienen osteoporosis, dado que este mineral retrasa el deterioro de la densidad mineral ósea; asimismo, dado su contenido en cucurbitina, un aminoácido esencial, contribuyen en el tratamiento para la nefritis y otras condiciones asociadas al sistema urinario, también mejoran el funcionamiento de la vejiga.

Como poseen fitoesteroles, contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo; y al poseer L-tritófano, que es un relajante natural, funcionan como un potente antidepresivo.

Sume a todo lo anterior que sus nutrientes favorecen la salud de la próstata y pueden ayudar disminuir las dificultades para la micción causadas por una próstata agrandada; favorecen la producción de la hormona del sueño (serotonina) y sí resulta mucho más conocida su propiedad para combatir los parásitos intestinales.

¿Cómo consumir las semillas? Hay quienes tras retirarlas de la calabaza las lavan bien y las hierven en agua y sal, después las ponen a tostar en un horno, el microondas o en una sartén, para así comerlas directamente o emplearlas en otras preparaciones.
Personalmente, prefiero ponerlas a secar al sol, siempre protegiéndolas con alguna tela de lienzo para evitar así que se le posen moscas u otros insectos, y luego las consumo al natural o les rocío un poquito de aceite acompañada a veces de una pica de jengibre, nuez moscada, canela rallados o un poco de sal. Todo depende del momento.

Según muchos especialistas en nutrición, la mejor manera es consumirlas de manera natural pues cuando se tuestan pierden muchos de sus nutrientes.
Otro secreto, estas semillas podemos pulverizarlas y añadirlas a un batido de frutas, comerlas con cereales o incorporarlas a la harina con la que se preparen galletas caseras.

Pensamos de que después de leer este comentario Usted quizás varíe su costumbre y deje de echar a la basura las semillas de calabaza pues pueden contribuir, no lo dude, a mejorar su salud y por ende su calidad de vida.
n
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Facebook


En Twitter

 


Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Las opiniones mostradas en los articulos de este portal informativo, pertenecen unicamente a las personas que las emite, Expresso Siglo XXI no es resposable de lo que las personas citadas expresen.